Julio 3, 2022

Fresia Reyes Caro: “La música ha sido mi vida”

FRESIA REYES CARO Estudió interpretación superior instrumental, con mención en guitarra en la Universidad de Chile. Carrera que aprobó con honores.

Fue Co fundadora de la carrera en Pedagogía en Educación musical en la Universidad Católica de Valparaíso, posterior a recibirse en Santiago, se vino con su marido a la Quinta Región, cuando esta carrera recién se iniciaba, en un tiempo sumamente complejo para ella para el país, puesto que su deseo era enseñar guitarra clásica a gente vulnerable, y en ese tiempo la guitarra era de elite,  por muchos colegas, fue catalogada como la maestra “populista” lo que en tiempos de dictadura, y más aun siendo mujer le trajo problemas tan grandes que tuvo que dejar de hacer clases. Nunca estuvo en partido alguno, jamás militó en política, era una mujer tranquila, de origen humilde, la primera vez que tomó una guitarra fue a los seis años de edad, su padre se la compró, él era un comerciante, y la educó de la mejor manera dentro de sus posibilidades. En esos años, ser maestra era  impensado, y llegó a ser la primera concertista en guitarra clásica de esos años, lo logró gracias a su esfuerzo y tenacidad. Ingresó a estudiar al conservatorio, había aprendido a tocar antes solo de oído, pero ya estudiando tuvo que empezar todo de nuevo, otras técnicas e ingresar a un mundo nuevo, fascinante para ella quien en ese entonces era una niña ingenua, pero llena de sueños, y uno de ellos era ser famosa, viajar por el mundo tocando guitarra y poder enseñar a otros niños a tocar.

Conoce muy jovencita, a los dieciséis años, a quien fue años más tarde un destacado Odontólogo, el árabe Mario Tabja Japaz, con quien se casó a los veintiún años de edad. Pololearon a escondidas durante años, hasta cumplir la mayoría de edad, ella, porque él era unos años mayor, y miembro de una familia turca muy adinerada, como ella me va relatando, no aceptaba esta relación con esta pequeña mujer, hija de un humilde comerciante chileno, y la que solo soñaba con tocar la guitarra. Se casan a escondidas, y forman esta familia Árabe Chilena, ya con los años y al nacer el primer hijo, la familia de su marido comienza a aceptarla, su marido se recibe de Odontólogo, tienen tres hijos, tres hombres, ella no abandona su sueño de seguir adelante profesionalmente, con fuerza y determinación, no le fue fácil, ya que pese al amor que su marido siempre le ha tenido, me cuenta que siempre fue machista y también, ella se dedicó a su familia, su esposo e hijos, pero ingresa a la Universidad y comienza esta carrera en Interpretación Musical.

Fresia nació en el año 1939, un 21 de marzo, cuando comienza el otoño, me asegura que estaba marcada por la estrella de la música, ella es una fiel católica, que durante toda su vida se ha afirmado en su fé, y cree además que cada ser humano está marcado por una estrella, que Dios da dones y uno debe luchar por trabajarlos, me asegura que su estrella fue la de la música.

Tiene tres hijos ingenieros, a los cuáles también les enseñó el amor por las artes, uno de ellos es además violinista, cuando se reúnen pueden tocar algunas piezas musicales. 

Fresia tiene 83 años, toda una vida de historia, de música, la que la ha afirmado para luchar en un camino de dulce y agraz, con más de sesenta años de matrimonio, aun sigue tocando los acordes de la guitarra, aunque ya menos, le duele un poco el brazo y obviamente, me dice, que a esta edad las fuerzas ya no son las mismas, pero que pese al amor a su marido, a sus hijos, a sus nietos, y bisnietos, lo que más le ha dado felicidad fue la música. 

La conocí siendo ambas jurados en el festival del cantar, organizado por DIDECO de la Municipalidad de Quilpué, en el ex Teatro Velarde. Al verla, vi en ella a muchas mujeres, me remontó a mi abuela, mi madre, a tantas mujeres que lucharon seguramente con ser artista en este país, en que tanto cuesta serlo. Me cuenta de las oportunidades que tuvo para viajar y que lo hizo, estuvo en España, invitada por el consulado, en Palestina pudo estudiar músico terapia, en Uruguay, en Brasil. Dio un concierto en el Teatro Municipal de Temuco, en el Teatro Municipal de las Condes, no se quedó viajando ni viviendo afuera, porque sus hijos eran pequeños y la necesitaban, por ello su vida estuvo dedicada a enseñar, todo aquello que aprendió, pese a sus inicios en donde se le criticaba por querer llevar la guitarra clásica a las poblaciones, ella no descansó en sus sueños, y siguió enseñando, y siendo lo más feliz que pudo con su guitarra y con la docencia.

Pienso, ¿Qué pudo haberle faltado? A esta menudita mujer de estatura, pero gigante de corazón y experiencia. Quizás un reconocimiento, por haber sido pionera en lo suyo, por ser mujer que dio lucha con su guitarra, por darnos fuerzas a otras a seguir, y porque sus años son enseñanza de vida, de  su gran pasión por la música en sus dedos y en su corazón. Historia de Mujer por Julieta Saavedra. Gestora Cultural y CuentaCuentos.