Mayo 23, 2022

Mónica Tapia Cisternas: Mujer de buen corazón

El 08 de julio del 2006 se inicia, en Villa Alemana, la hospedería El Buen Samaritano. Esto, en conjunto como idea de parte de un grupo de voluntarias provenientes de la Iglesia San Felipe Neri, lideradas, en esa oportunidad, por Cecilia Cabezas. Ella fue la gestora y realizadora de esta idea, quien con otras colaboradoras, tenían la idea de dar almuerzos a personas vulnerables en situación de calle, que en esta comuna hay muchas. Lamentablemente, con el tiempo Cecilia fallece, siendo muy joven, una destacada sicóloga de la comuna. En ese momento, Mónica se hace cargo de esta obra, se inspiraron y siguieron el ejemplo del buen Padre Hurtado, quien siempre decía “Dar hasta que duela” el cual era el lema. No fue fácil, pero de apoco se fueron armando, trabajando arduamente con caridad de buenas personas que existen en la comuna y lograron abrir este centro de ayuda al prójimo. Han sido muchas personas las que han asistido y han pertenecido a este lugar, en un espacio que se tiene en comodato con espacio de la Municipalidad, que además, cubre los gastos de luz y agua, de lo que se está muy agradecido. Sin embargo, El Buen Samaritano es una obra social grande que, incluso, en pandemia, pese a todas las dificultades, sigue funcionando sin parar, con ayuda de voluntarias que sirven los almuerzos, entregan ropa a quienes ahí pernoctan y han llegado a tener más de veinte personas.

Según lo que me cuenta Mónica, muchos de los residentes han requerido la ayuda, pasando por artistas, profesionales, gente que tuvo una gran vida, pero que producto del alcohol o las drogas muchas veces han terminado en la calle sin nada y sin el apoyo de sus familias, abandonados a su suerte, producto de malas decisiones. Hay gente que desconoce el gran trabajo que allí realizan, pese al tiempo que llevan funcionando, pero que lo han realizado con amor y dedicación en todos estos años, y según su gran encargada, quien ha dedicado gran parte de su vida y tiempo para ayudar a esta gran obra, les gustaría que fueran más conocidos, y es que siempre se requiere de aportes, de todo sentido.

Con el lema y espíritu de trabajo que dejó en vida el Padre Hurtado, dice Mónica que seguirán funcionando. Ella, sin lugar a dudas, es una gran líder solidaria, que ha entregado lo mejor de sí para ayudar a que a otros nada les falte y puedan tener en este espacio un lugar donde dormir. Pese a que tienen sus requerimientos de ingreso, nos cuenta que ayudar a otros siempre trae felicidad. Mónica ha sido gran activista social, llena de carisma y conocida por gestionar obras y causas a beneficio, su alegría no se detiene, creemos es mujer de noble corazón, una gran corazón, incluso en los días que pueden parecer más fríos o duros, villaalemanina de buen corazón, la destacamos en Historias de Mujer como una Gran Samaritana.

Historias de Mujer, por Julieta Saavedra Cuenta Cuentos.